9 de septiembre de 2015

We need more postcards



Necesitamos más postales y aprender a reconocer la letra del otro. Porque ése es uno de los pocos secretos que nos quedan. Conozco tu preferencia por los stickers de cactus pero no el gesto de tu mano al escribir la primera letra de mi nombre. Yo te preguntaría, ¿qué tal te ha ido el día? Y esa pregunta junto a un sello en una postal de catedrales, adquiriría de repente toda la importancia del mundo. Y así sabrías que me importa de verdad y que no es una de esas frases hechas que se dicen junto a las puertas. Sería capaz de esperar una semana para enterarme de que el miércoles fuiste al dentista a hacerte una endodoncia. Así imaginaría que en el camino de vuelta de la oficina de correos a tu casa te dolerían los dientes tanto como me echas de menos.

21 de octubre de 2014

Quiero que Ellen Kennedy sea mi BFF

my life is a typo

my cat has been biting my cheeks lately
she sits on my face and bites
i look at her and show her my face is sad
i say ‘look, my face is sad and it’s all your fault’
she makes a face like ‘oh’
i told my friend about my cat
she said ‘your life is pretty much a bestseller’
i thought ‘life is shit’
then i realized that most bestsellers are shit
she was right
will you pay me for living?
i’m a bestseller


don't touch me

i want to live by the ocean
and stare at it everyday
and bring you to my window
to see the ocean
and point and say
'look at that!'
you will be unimpressed
and i will flick your nose
until you bleed
and never talk to me again


you didn't know why i was laughing

i carried my red basket and bought the blueberries
the blueberries are stacked neatly in my red basket
we washed the blueberries and put them in two bowls
two pints of blueberries
we hid under a big blanket from everybody we are hidden
we squished our blueberries and ate them with spinach leaves like spoons
'i want to rub my face in my blueberries'
'so do it'
'okay'
i rubbed my face in my blueberries
i batted my eyelashes against your cheek and left blue streaks on your cheek
i thought about all the times i've almost been hit by a car for listening to loud music while walking and laughed.

Ellen Kennedy



 




7 de septiembre de 2014

Nosotros antes escribíamos poesía y ahora lloramos porque nos han quitado la Mtv


Fui a la presentación de un un escritor que creo que no me apetece leer. Otra vez la angustia adolescente. Un señor mayor se me acercó y se puso a hablarme como muy cerca. Su aliento chocaba contra mis mejillas y me daba asco.
-¿Por qué todas las chicas de aquí vais vestidas de negro y llevais los labios rojos?
-Será la moda
-No creo que sea la moda, ¿tú también escribes?


24 de marzo de 2014

From Z to A


"Me declaro una andersoniana, no una planta carnívora sino alguien que  tiene a Wes Anderson como número uno en su lista de novios posible-imaginarios. Sorry Mathew..." sigue leyendo mis "5 razones por las que deberías alojarte en el Gran Hotel Budapest" en PICTOBLOG.

1 de marzo de 2014

Yo siempre he sido Roald Dahliana


Mi mayor locura infantil fue pedir que me enterrraran con mi biblioteca. En ese momento estaría estudianto el Antiguo Egipto en el colegio. Rollo faraona. Para la otra vida.

26 de febrero de 2014

Ted



Cuando dijiste que podríamos cambiar nuestras fotos de perfil de Facebook para pasar a ser Ted y Sylvia no pensaba que a mí me tocaría el mentón de Ted Hughes. Eso es como ser el malo de la película, y créeme, la gente prefiere a una loca a un rompecorazones.

9 de febrero de 2014

De familias chinas y sexo telefónico

Un día de estos mi piso va a incendiarse. Las llamas llegarán hasta la familia china que vive al lado, me quedaré sin la fianza y sin volver a oír cantar el cumpleaños feliz en chino.

La culpa es de Laura que se juega la vida, la de todos, por un trabajo del master. Y yo soy la encargada de grabar  con el iPad sus manos moviéndose, unas manos donde a cada dedo le ha atado con celo una vela. Las luces apagadas para que se vea bien el efecto lumínico y se incremente mil puntos el efecto peligro. Laura también juega con la harina como si estuviera cortando coca. Esas son nuestras noches de sábado. Todo sea para lograr la insipiración que la ayude a diseñar una identidad visual para un escáner médico que no sabe bien cómo funciona porque todo está en inglés. En mi piso no hacemos fiestas pero hay quien se enrolla la cara con papel higiénico mientras da vueltas con la silla de ruedas, ya en la calle nos dedicamos a cruzar semáforos en rojo y a que los coches atropellen fotos de nuestros cuerpos. Que si lo piensas, el mensaje de fondo es un poco hardcore. Laura va a revolucionar el mundo del diseño gráfico con sus métodos poco ortodoxos y Fani para poco por casa porque está salvando vidas. En cambio, yo me dedico a analizar el debate Autonomistas Vs. Moralistas en torno al valor moral del arte que se libró en el British Journal of Aesthetics (aprovecho para pedir a JSTOR que lo de pagar por artículos me parece el mal). De esas cosas que no sabes bien para qué sirven, porque no salvan vidas ni revolucionan el mundo.

Ahora estamos todas de luto porque nos han quitado la Mtv, los martes ya no van a tener ningún sentido sin Catfish. Que es ese programa donde hay gente que engaña a otra gente por internet. Te buscas una foto de una tía buena de nombre Kimberley, agregas a un tío al fb y a los dos días ya se dicen "te quiero" aunque nunca se han visto y sólo practican sexo telefónico. Pero después los súper detectives del programa descubren que Kimberley es en realidad un tío de 55 años al que le falta un ojo y todo es drama. Y nos encantaba el drama que en el fondo es risa.

Kimberley la rompecorazones